Certifica Secretaría de Salud escuelas como entorno saludable

Guadalupe y Calvo, Chihuahua. – La Secretaría de Salud validó en el municipio de Guadalupe y Calvo como escuela saludable y segura el preescolar Miguel Hidalgo localizado en la comunidad de rancho de en medio, así como la primaria Ignacio Allende en la comunidad de Galilea, dichas instituciones tuvieron que establecer cursos, talleres y prácticas de prevención y revisión, así como enseñanzas de estrategias para una alimentación sana entre la comunidad estudiantil, para llegar a este objetivo.

Esto se logró gracias a la colaboración de padres de familia, alumnos, personal docente, Presidencia Municipal y Jurisdicción Sanitaria III, fue el doctor Francisco Javier Herrera director de la Jurisdicción Sanitaria III, quien comentó que durante varios meses se llevaron a cabo cursos, talleres, y prácticas de prevención y revisión impartidas por personal del Centro de Salud de este municipio, en los cuales se mantuvo el interés de la comunidad estudiantil.

La entrega de la validación se llevó a cabo la ceremonia donde estuvieron presentes autoridades educativas municipales y de salud, donde el personal médico hizo entrega del reconocimiento a directivos de la institución educativa.

Estas actividades tienen como objetivo realizar intervenciones, integradas y efectivas, con los niños de educación básica, adolescentes y jóvenes de educación media y superior, que les permitan desarrollar capacidades para ejercer mayor control sobre su salud, mejorarla, y así incrementar el aprovechamiento escolar así mismo impulsar el conocimiento sobre bebidas saludables, alimentación correcta y prácticas de actividad física que generen hábitos y cambios en niños y jóvenes y así detener el incremento de la obesidad y las enfermedades crónico-degenerativas, reducir el consumo de tabaco (activo y ajeno) y desarrollar las competencias para un consumo sensible y no riesgoso de bebidas alcohólicas, establecer estándares en la infraestructura de los espacios y saneamiento básico, que protejan a la comunidad escolar de posibles epidemias emergentes y reduzcan el ausentismo escolar, contar con instalaciones físicas seguras, equipos y mobiliario, que prevengan accidentes, permitan promover comportamientos no riesgosos en las escuelas y reduzcan la incidencia de lesiones.